Google+ Followers

jueves, 9 de julio de 2009

LEYENDA DE "LA TACONUDA"


LEYENDA DE “LA TACONUDA”


Cuenta la leyenda que en la segunda década del siglo pasado. Una familia de apellido Gorozpe habito la ex hacienda de Ajuchitlán, donde imperaba la rígida autoridad de don Pedro, se dice que en aquel entonces su única hija empezaba a despuntar como una mujercita de gran belleza, quien, asediada por las pretensiones amorosas de un joven y apuesto campesino, termino por enamorarse de él. Ambos iniciaron un romance clandestino a sabiendas de que la enorme diferencia de clases, era el enorme obstáculo para su unión.

Una noche se citaron en uno de los patios de la hacienda, pero fue tanto su enamoramiento que no percibieron las miradas recelosas de un peón; quien los denuncio con don Pedro. El cacique, furioso, salió tras ellos para comunicarles su castigo y al sorprenderlos, se abalanzo sobre el joven y lo asesino; mientras tanto la bella joven se refugio en su habitación, esperando que su padre se compadeciera de ella; pero ocurrió que la furia de don Pedro se acrecentó al descubrir que el campesino había mancillado el honor de su bella hija; la golpeo sin misericordia hasta herirla gravemente y después la amarro en una silla como señal de castigo. Así transcurrió un día de angustia y tortura para ella, sin probar ningún alimento y adolorida por las crueles ligaduras, hasta que al llegar la noche del siguiente día, expiro irremediablemente.

A partir de entonces, se cuenta que durante algunas noches el espectro de la hija deambula por los corredores de la ex hacienda, hace sonar sus fúnebres tacones y empuña una daga, clamando venganza. También se dice que la silla en la que fue amarrada y torturada se conserva aún en la ex hacienda, se ha tapizado tres veces y la mancha de sangre vuelve a aparecer.